Has de alegrarte al saber que no es obligatorio comprar un texto para este curso. Con tal de que tengas una computadora, yo te proporciono todo lo demás, como se describe abajo.


Una computadora

Es harto obvio que se necesita una computadora para llevar este curso —sea de Mac o de Windows. De hecho, me sorprendería si un alumno quisiera matricularse en la clase sin una máquina propia.

También se precisa una conexión cibernética, y sería óptimo si utilizara una banda ancha, DSL, satélite, o radiotransmisión. Usar un módem telefónico común y corriente puede causar obstáculos porque las transmisiones resultarían muy lentas.

En fin, si no te sientes cómodo con las computadoras, a lo mejor debes abandonar la clase, pues el uso de la tecnología forma una parte íntegra del curso.


Las lecturas

He compilado una antología “electrónica” para esta clase, con una selección de obras de los autores hispanoamericanos más destacados desde fines del siglo XIX hasta la actualidad. Si sabes el nombre de usuario y la contraseña necesarios, puedes hacer clic en el gráfico a la izquierda para abrir una página inicial con vínculos a todos esos autores. También verás que puedes abrir las obras de un autor específico directamente al hacer clic en su vínculo correspondiente en el calendario.

Hay 20 autores en total, cada cual con varias selecciones breves de sus obras. En realidad, quisiera incluir a más escritores, pero de mala gana tuve que contentarme con este grupo reducido por causa de los límites de tiempo que nos toca en un sólo semestre. No obstante, te aseguro que las selecciones son bastante representativas. Ojalá las lecturas resulten informativas y hasta entretenidas a fin de que salgas de la clase con nuevos deseos de buscar y leer más obras de estos genios literarios.

A propósito, en las obras mismas a menudo verás un pequeño circulo azul al final de una palabra o una frase. Tales circulitos indican que hay una nota con definiciones, explicaciones, u otros comentarios. Para leer la nota, sólo tienes que poner la puntita de la flecha del cursor encima del círculo y esperar un segundo (no es necesario hacer clic con el ratón). La nota aparecerá por unos diez segundos y luego volverá a desaparecer.

Vamos: inténtalo ahora con este circulito y verás cómo funciona.


Las lecciones

Asimismo, he programado lecciones computarizadas sobre las lecturas asignadas. Hay 20 lecciones en total, o sea, una lección sobre cada autor en la antología.

Si sabes el nombre de usuario y la contraseña del curso, y ya tienes un programa para abrir videos en tu máquina (como QuickTime Player para Mac o Windows), puedes hacer clic en los vínculos en el calendario para abrir tales “clases” cibernéticas directamente. También puedes hacer clic en el dibujo a la derecha para abrir una parcela con vínculos a todas las lecciones.

Lo bueno es que, como las lecturas, es posible abrir estas “clases” no sólo en tu computadora, sino también en aparatos como iPhone o iPad. Hay una advertencia en tales casos, sin embargo: algunos de estos videos son grandes, y por lo tanto cargarlos del servidor por la red puede durar bastante tiempo y hasta exceder la cuota de datos permitida mensualmente en tu plan de servicio telefónico.

Al estudiar estas “clases” por tu propia cuenta, sería prudente tomar apuntes de los conceptos presentados. Si algo no queda muy claro, o si precisas más explicaciones sobre los temas, mándame tus preguntas por correo-e, y trataré de contestártelas lo mejor que pueda.


El programa Literactualidad, v.2.0

Tanto las tareas como los exámenes en este curso se presentan con la aplicación Literactualidad que programé expresamente para acompañar las lecturas y lecciones de arriba.

Fíjate que, a diferencia de las lecciones, Literactualidad es un logical programado para uso sólo en computadoras de Mac y Windows —no en tabletas, teléfonos, o aparatos que emplean otros tipos de sistemas operativos, como iOS, Linux, o Chrome OS. En fin, hay que reconocer de entrada que así son las restricciones tecnológicas de esta clase. Si no tienes ni Mac ni Windows, a lo mejor no debes llevar el curso.

Si sabes las señas del curso, puedes hacer clic en el icono a la izquierda para abrir una página de donde puedes descargar una copia de la versión apropiada para tu máquina y sistema.


¡Gratis!

Los estudiantes han de darse cuenta de que la librería de la universidad actualmente les cobra más de $200 por los textos exigidos en la sección de este curso ofrecida en la universidad. A mí me parece una exageración vergonzosa, pues sé muy bien que los estudiantes no tienen plata de sobra para pagar precios tan altos encima de la matrícula. Por lo tanto, tomé la decisión de programar y proporcionar las lecturas, lecciones, tareas correspondientes de arriba como parte íntegra y gratis de esta sección cibernética sin cobrarles nada.

No hay obligación alguna, pero si luego encuentras que te agradan estos materiales, y estás en una posición para obsequiar una dádiva pequeña de aprecio para apoyar mis esfuerzos, se te invita a hacer una donación:


Un diccionario

En realidad, no te hace falta un diccionario para la clase, pero siempre es útil. Eso sí, recomiendo que no vayas a comprar un diccionario “español/inglés,” sino uno de castellano. Piénsalo bien: si buscas la definición o la ortografía de una palabra en inglés, ¿recurres a un diccionario con traducciones a otro idioma? Dado que ya estás en un nivel avanzado de español, debes empezar a acostumbrarte a trabajar exclusivamente con esta lengua.